martes, 29 de enero de 2013

Ruido


Conozco a un escritor al que admiro. No solo lo admiro por su obra, aunque ese sea el motivo principal, sino por su incansable capacidad de trabajo. Las pocas veces que hablo con él vía facebook suele cortar la cháchara con su típica frase de despedida: “Te dejo, querida, sigo con la novela”. “Te dejo, prima, voy a seguir o pierdo el hilo”. Y no me cuesta nada imaginarlo delante del ordenador echando horas, desgranando su historia palabra a palabra.

Hay otro escritor, un culo de mal asiento. “Me estoy haciendo una página web”. ”Ando con un artículo para tal o cual revista”. “Estoy buscando documentación”, y te habla de sus descubrimientos, de las novelas que  tiene mente con el entusiasmo de un niño que entra en una tienda de juguetes.  Son gente que vive para escribir, que consideran que la mejor tarjeta de presentación para un escritor es su trabajo, sus novelas, sus artículos… Gente que cuando se reúne habla de lo que andan perpetrando, de los extraños senderos del proceso editorial, de cine, o de lo que ha subido la factura de la luz.

Y luego está el ruido.

Los  que creen que basta con proclamarse escritor para serlo y que despotricará de la injusticia del mundo editorial porque nadie les hace caso, poniendo verde a cualquiera que tenga más éxito que ellos. Gente que se sube al carro del “todo vale” con tal de vender un libro. Eso el que aún pretende editar por lo clásico; los que se han pasado directamente al mercado digital se dedican a lanzar dardos sobre la caduca industria editorial, a reventar sobre los amiguismos de las redes sociales, que los condenan al ostracismo fuera de las cumbres de la fama, a proclamar su libertad como creadores. A cualquier cosa menos a escribir. Son los escritores del ruido, de la polémica para rellenar horas, de los debates vacíos e interminables, de los argumentos repetidos hasta el asco. De la crítica feroz, de la envidia y, al mismo tiempo, de la hipocresía más patética. Quiero y no puedo. Todos ellos victimas a las que se les ha arrebatado su status de autores, o lo que ellos imaginan que debe ser eso. Flores de un día que pasarán sin pena ni gloria. Como un bocinazo en un atasco.

Ruido.

Frente a ese ruido pongo a aquellos que saben que corren tiempo duros para el mercado editorial y que la única salida es ignorar a la marabunta, refugiarse en casa y escribir, dejar que sea su trabajo el que hable por ellos. Gente que no envidia a nadie porque hace lo que les gusta y se sienten privilegiados. Gente que rara vez se llaman a sí mismos escritores, pero que realmente lo son.
La calma frente al ruido.

7 comentarios:

Teo Palacios dijo...

Amén

Landròmina dijo...

“Cabalgamos por todos los lados
En pos de parranda y trabajo;
Pero siempre ladran ya pasados
Y ladran y ladran a destajo.
Quisieran los gozques de la cuadra
Acompañarnos donde vayamos,
Mas el estampido de su ladra
Solo demuestra que cabalgamos.”

Diego Castro Sánchez dijo...

Chapó. Eso del ruido me ha encantado. Yo lo llamo cháchara

Juan González Mesa dijo...

Me parece muy lúcido, pero también me hace gracia pensar en qué poca gente se va a dar por aludida.
Pero muy lúcido.

Blas Malo Poyatos dijo...

Hola Concha, perfecta descripción de lo que hay por las redes sociales: mucho ruido que aturulla la cabeza.

Cuando viajo me gusta escuchar la radio, si hay ruido y no entiendo, cambio de emisora, a una que me guste.

Me quedo con las personas que no son ruido. Las otras, ni caso.

Un abrazo cordial

Miguel Aceytuno dijo...

Todo es trabajo. A partir de ahí salen cosas. En el correr. Me se de uno que para la primera maratón no se vio preparado... hasta que corrió unos 20.000 km. ¡Que nos pille la inspiración currando!

Laura S.B. dijo...

Hay quien hace tanto ruido que te obligan a usar tapones virtuales.